Septiembre

PRINCIPALES CONMEMORACIONES EN EL MES DE SEPTIEMBRE            

A continuación presentamos una selección de efemérides cuyos aniversarios tienen puntualidad cronológica en el mes. 

Por: Luis Enrique Ramos Guadalupe


Septiembre 3 al 6, 1888: Huracán de Faquineto. El centro y occidente de Cuba reciben el embate de este intenso huracán, probablemente de categoría SS-3. El pronóstico del OCB había previsto su paso por el Estrecho de la Florida, sin tocar el territorio insular. Sin embargo, el centro penetró por las inmediaciones de Caibarién y flexionó su rumbo al ESE y SE. Salió al Canal de Yucatán 24 horas más tarde, por las inmediaciones de La Fe, Pinar del Río. El desastre causó unas 600 víctimas y 10 mil damnificados, además de grandes daños en la infraestructura azucarera del norte de Matanzas, así como en la agricultura tabacalera de las provincias de Mayabeque, Artemisa, y Pinar del Río.

Septiembre 6, 1966: Inaugurada la estación de radar de Gran Piedra.   Fue el último de dos radares modelo Decca-42 adquiridos por el gobierno cubano para el Servicio Meteorológico Nacional. Diseñados para una longitud de onda de 3 cm, poseían una potencia nominal de 75 kW y un alcance de 400 kilómetros. Los trabajos comenzaron en mayo de ese año, a cargo de técnicos y especialistas cubanos, y con la asesoría del ingeniero Michael Butler, comisionado por la firma constructora Plessey (de Reino Unido). La torre y el recinto fueron erigidos por personal especializado del Ministerio de la Construcción. Fue necesario, además, instalar dos grupos electrógenos de 8 kW y 10 kW de potencia, respectivamente, que suministraran corriente trifásica de 220 V; así como garantizar el radioenlace de la estación con el centro de Casablanca. Las obras se realizaron a un costo de 65 mil pesos. En la inauguración participó Antonio Núñez Jiménez, Presidente de la CNAC y líder de las principales acciones relacionadas con el desarrollo del servicio meteorológico cubano; así como Fabio Grobart, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Septiembre 6, 1986: Primeros vuelos de CiclónSe inician los vuelos del laboratorio meteorológico aerotransportado Ciclón, equipado para efectuar estudios de influencia activa sobre Cuba. Su instrumental fue diseñado y construido en la URSS, y su plataforma operacional era un cuatrimotor Iliushin-18M, propulsado por motores turbohélice Ivchenko H-I20, de 4 250 hp cada uno. Las tripulaciones de la aeronave estuvieron integradas por soviéticos, y su base fue ubicada en el aeropuerto de Camagüey. La aeronave y el personal científico respondían al Laboratorio Conjunto Cubano-Soviético para el estudio de la Meteorología Tropical y los Huracanes, uno de los proyectos de colaboración científica internacional más importantes y con mayores prestaciones en la historia del Insmet, y que contaba con codirectores y especialistas por ambas partes. Estaba previsto que las aeronaves permanecieran en Cuba entre los meses de junio a octubre, coincidiendo con la temporada lluviosa del año y con la temporada ciclónica.

Septiembre 7, 1936: Inicia sus transmisiones la estación de radio CLX, del Observatorio NacionalFue desde sus inicios una planta de onda corta, orientada a transmitir información meteorológica y complementar la recepción de los datos que se recibían en el ON por vía telegráfica desde sus estaciones meteorológicas; buques en alta mar; las estaciones radiotelegráficas que contaban con observadores voluntarios; radioaficionados, tanto de Cuba como del extranjero; así como las estaciones oficiales de los servicios meteorológicos de México, Estados Unidos y Canadá, entre otros. El transmisor principal, de 250 W de salida, fue diseñado y construido por radiotécnicos cubanos, con válvulas RCA. Los receptores principales eran equipos estadounidenses Hammarlund (rango de frecuencias de 540-20 mil kc) y HRO (rango de frecuencias de 1 700-30 mil kc). En sus transmisiones, CLX ofrecía un servicio de información que incluía el pronóstico del tiempo para el siguiente día, la hora oficial, y noticias de interés meteorológico y astronómico. Se mantuvo activa durante diversos períodos hasta la década de los años noventa del siglo xx, cuando era operada por el Insmet.

Septiembre 8, 1944: Sondeos aerológicos con radiometeorógrafos.  El Observatorio Nacional establece un régimen diario de sondeos con globos y radiometeorógrafos. Constituye el primer empleo en nuestro país de una técnica para la percepción remota de variables meteorológicas y su uso operativo. La introducción de esos dispositivos fue resultado de un convenio de colaboración suscrito durante la Segunda Guerra Mundial entre la Marina de Guerra cubana y el Weather Bureau de los Estados Unidos. Los radiometeorógrafos procedían de la firma Bendix Aviation. El Observatorio contó con dos especialistas muy calificados en esa técnica: el ingeniero Luis Larragoiti y el profesor lituano-cubano Boris Jaskóvich. La destreza de Jaskóvich hizo innecesario remitir a EE.UU. las radiosondas recuperadas tras su lanzamiento, dado que era capaz de calibrarlas y ajustarlas para su reempleo. Por entonces, en el continente americano solo disponían de radiosondas EE.UU., México y Cuba.

Septiembre-noviembre, 1973: Se instalan tres radares Mitsubishi, modelo RC-32 B, de fabricación japonesa. Estos equipos ─especializados en el seguimiento y estudio de los huracanes─ fueron emplazados en Punta del Este, Isla de la Juventud (septiembre 8); La Bajada, Guanahacabibes, Pinar del Río (septiembre 14) y Gran Piedra, Santiago de Cuba (noviembre 21). Los equipos llegaron a Cuba por un acuerdo suscrito entre el gobierno cubano y el Fondo de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), con vista a la ampliación y mejoras del Servicio Meteorológico Nacional. El convenio incluía equipamiento para 40 estaciones meteorológicas con anemorrumbógrafos, barógrafos, equipos de radiofonía, tres centros de comunicaciones, 18 estaciones agrometeorológicas y un laboratorio de preparación y calibración de equipos e instrumentos.

Septiembre 16 Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono. El 19 de diciembre de 1994, la Asamblea General proclamó el 16 de septiembre como el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, en conmemoración de la fecha en que se firmó el Protocolo de Montreal relativo a las Sustancias que Agotan la Capa de Ozono (resolución 49/114), un 16 de septiembre de 1987. Se invitó a todos los Estados a que dedicaran el Día a la promoción, en el plano nacional, de actividades que correspondan a los objetivos y propósitos del Protocolo de Montreal y sus Enmiendas. La capa de ozono filtra la luz solar e impide que los efectos negativos de la radiación ultravioleta se manifiesten en la superficie del planeta, con lo que se preserva la vida en el mismo.

Septiembre 19, 1837. Nació Carlos Benito José Viñes Martorell en Poboleda, Cataluña, España. Sacerdote jesuita.  Llegó a La Habana en 1870 para asumir la dirección del Observatorio del Real Colegio de Belén.  Se destacó internacionalmente por sus investigaciones en el área de la ciclonología tropical.  Su contribución cimera estuvo vinculada a los estudios nefológicos, aplicados como instrumento teórico para la predicción de los huracanes.  Elaboró un modelo para explicar las características de su estructura física de los ciclones tropicales y esbozó los rudimentos de su climatología. Fue autor del primer aviso de ciclón tropical reconocido en la historia de las ciencias (11 de septiembre de 1875), publicado en la prensa de La Habana; y fue, además, creador de una red de estaciones meteorológicas en el Caribe que reportaban observaciones de interés, por vía telegráfica, durante la temporada ciclónica.  Instaló en La Habana el primer equipo automático de registro continuo de variables meteorológicas.  Se le recuerda por sus acertados pronósticos sobre las trayectorias de numerosos huracanes.  Sus restos reposan en el cementerio Cristóbal Colón, en La Habana. La Sociedad Meteorológica de Cuba le otorgó el Premio Nacional de Meteorología post mortem en el II Congreso Cubano de Meteorología, celebrado en el 2003.