Los Ciclones Tropicales. Sus efectos destructivos.

Los Ciclones Tropicales. Definiciones. Escalas de clasificación.

Para muchos meteorólogos, el más fascinante fenómeno del tiempo, es el ciclón tropical. Esto se debe no sólo al enorme impacto que éste tiene sobre las vidas humanas y las diferentes actividades, sino por el gran desafío que representa para la comunidad científica, conocer esta gigantesca “maquinaria energética”. Los ciclones tropicales no son las mayores tormentas ni las más violentas que se generan en la atmósfera, pero en particular, en su estadio superior combinan estas dos cualidades como no lo hace otro fenómeno meteorológico, lo que los hace clasificar como el más destructivo de los sistemas meteorológicos.

Los grandes avances tecnológicos alcanzados con las computadoras, los radares, los satélites y otros sensores remotos han proporcionado un impetuoso y continuo incremento en nuestros conocimientos de la atmósfera tropical y en particular de los ciclones tropicales.

Definición y Clasificación.

Un ciclón tropical es un gigantesco torbellino de vientos acompañado de nublados e intensas lluvias que se forma sobre aguas tropicales o subtropicales que puede tener una extensión de cientos de kilómetros y cuyos vientos giran en sentido contrario a las manecillas del reloj en el hemisferio norte y a favor en el sur. El ciclón tropical va acompañado de bandas espiraladas de torrenciales e intensas lluvias que alcanzar una intensidad máxima en torno a su región central, así como de vientos huracanados que tienen intensidad creciente de la periferia hacia la región central. Los ciclones tropicales atendiendo a su estadio de evolución incluye a la depresión tropical, tormenta tropical y huracán.

De acuerdo con la intensidad de los vientos máximos sostenidos asociados (velocidad media del viento en 1 minuto medidas en superficie) los ciclones se clasifican en:

Depresión tropical: Un ciclón tropical con viento máximo en superficie de 62 km./h. (38mph), (33 nudos) o menos.

Tormenta tropical: Un ciclón tropical con núcleo caliente y viento máximo en el rango de 63-117 km/h. (39-73 mph), (34-63 nudos).

Huracanes: ciclón tropical con núcleo caliente en el cual el viento máximo es a 118 km./h. (74 mph), (64 nudos).

En Cuba durante mucho tiempo, los huracanes se clasificaron según la escala de Rodríguez Ramírez (1976):

Escala de Rodríguez Ramírez (1976) para la clasificación de los Huracanes.

 

Categoría

 

VIENTO MAXIMO SOSTENIDO

POCA INTENSIDAD

118 – 150 Km./h.

MODERADA INTENSIDAD

151 – 200 Km/h.

GRAN INTENSIDAD

200 Km/h.

A partir de la temporada ciclónica de 1997, el Comité de Huracanes de la AR IV asumió la escala de Saffir-Simpson para clasificar los huracanes. Esta es una escala de 1 a 5, que se basa en la intensidad del huracán y da una estimación de los daños y las inundaciones costeras que puede causar la tormenta.

 El Comité de Huracanes acordó que esta escala sería asumida por los países del Caribe en lo que se refiere a los valores de viento y presión; pero sin considerar como índice para categorizar al huracán los daños a las propiedades, ya que las construcciones en el Caribe son totalmente distintas a las de los Estados Unidos, que fueron las valoradas para confeccionar la escala, al ser esta confeccionada para clasificar los huracanes en dicho país.

Escala de Saffir – Simpson para la clasificación de los Huracanes (Simpson, 1974).

 

CATEGORIA

Presión CENTRAL

(HPA)

VIENTO MAXIMO SOSTENIDO (Km/h.)

sURGENCIA DE LA TORMENTA (m)

DAñOS

1

980

118 – 153

1.0-1.7

MINIMOS

2

965 – 979

154 – 177

1.8-2.6

MODERADOS

3

945 – 964

178 – 209

2.7-3.8

EXTENSOS

4

920 – 944

210 – 250

3.9-5.6

EXTREMOS

5

920

250

>5.6

CATASTROFICOS

Como y donde se forman los ciclones tropicales.

Los ciclones tropicales se forman sobre los mares de la faja tropical al norte y al sur del ecuador. Ellos en nuestra área geográfica se desarrollan en la cuenca Atlántica, el mar Caribe y el Golfo de México durante el período húmedo o verano en el hemisferio norte y aparecen durante la temporada ciclónica o de huracanes que abarca del primero de Junio al 30 de Noviembre. En otras áreas geográficas como el Océano Indico, los mares al este y norte de Australia los ciclones tropicales se forman en diferentes meses del año según la estación húmeda y toman diferentes nombre. En Filipinas se llaman “Baguios”, en Austraslia “Willi- Willies”, en el Pacífico occidental Tifones y en otras áreas simplemente ciclones tropicales. Las características de estos fenómenos son las mismas y su frecuencia y distribución a lo largo de la temporada tiene variaciones propias de cada cuenca. En la cuenca del pacifico occidental la temporada de huracanes tiene una mayor duración abarcando incluso desde abril hasta diciembre.

Los huracanes se forman a partir de un disturbio inicial que bien puede estar caracterizado por una agrupación nubosa consistente en un área de nublados desorganizada con lluvias y tormentas eléctricas, presiones bajas, alta concentración de humedad relativa. Factores dinámicos y termodinámicos como el calor latente que se desprende de la condensación en la troposfera propio del entorno de la zona tropical, pueden en producir una aceleración o concentración de la circulación ciclónica en torno al disturbio en las capas bajas de la atmósfera a alturas de 1 a 3 kilómetros la cual pueden extenderse hasta alturas superiores a los 6 y 7 kilómetros y mediante un mecanismo de salida o escape superior a alturas de 10 a 12 kilómetros consistente en débiles vientos que divergen sobre al áreas del disturbio logran permitir evacuar todo el influjo de masa que entra o ingresa por los bajos niveles y por consiguiente esto acelera el descenso de la presión, contribuyendo a organizar el campo nuboso del sistema en forma de bandas de lluvias en bandas espiraladas, intensificando sus vientos y convirtiéndose en todo un poderoso sistema migratorio, capaz de producir vientos que en algunos casos suelen alcanzar velocidades superiores a los 300 kilómetros por hora y excesivas lluvias del orden de los 200 a 400 milímetros.

Condiciones de formacion de los ciclones tropicales.

Existen una seria de factores que hacen posible detectar a simple vista cuando en un determinado lugar pudiera originarse un ciclon tropical. Entre ellos tenemos:

a) La presion a nivel del mar: Si esta variable desciende mas de 3 o 3,5 hPa en 24 horas o el valor de ella es de 5 hPa mas bajo que el valor normal con respecto al lugaro la epoca del año. Estas significativas caidas se presentan solamente en lugares muycercanos al area en cuestion.

b) La fuerza del viento en el flujo de los Estes: Si la misma se incrementa en un 25 %o mas sobre lo normal en un area limitada, con tendencia a cierta curvatura ciclonica en ese mismo flujo, o si se observa algun viento de direccion sur, oeste o norte en zonasdonde el flujo normal es del este.

c) Las precipitaciones: La presencia de lluvias continuas o severas sobre el lugar encuestion en zonas donde normalmente no ocurren, o la ocurrencia de precipitaciones fuertes con cirrostratos o altostratos cubriendo todo el cielo.

d) La pre-existencia de un disturbio, bien sea una onda tropical, la porcion sur de un sistema frontal debilitado, un levantamiento de la vaguada ecuatorial o la combinacion de ellos.

e) La temperatura del mar: Esta debe ser lo suficientemente alta en relacion a la temperatura del aire, por lo general debe estar por encima de los 26 ªC.

f) La presencia de convergencia en los niveles inferiores con divergencia superior.

Ciclo de vida y estructura de los ciclones tropicales.

En cuanto al ciclo de vida ya se ha señalado que tienen tres etapas la de depresion, la de tormenta y por ultimo la de huracan. El tiempo de vida en cada una de estas etapas es muy variable. Hay ciclones que nunca llegan a sobrepasar la primera etapa y por lo tanto no adquieren nunca un nombre determinado. Hay otros que transitan varios dias por cada una de ellas segun se van intensificando y finalmente se debilitan pudiendo de nuevo pasar de forma inversa por cada una de las etapas señaladas. Hay otros que pueden, de forma explosiva, intensificarse y solamente estar en las etapas de depresion y tormenta tan solo unas horas.

Las causas del debilitamiento son varias, pero las mas comunes son cuando ellas se desplazan sobre aguas frias o cuando penetran en tierra y el tiempo en que este debilitamiento ocurre es tambien muy variado.

La Estructura de los Ciclones Tropicales.

La más conocida característica de los ciclones tropicales es el rápido decrecimiento de la presión en dirección a su centro, el que se acompaña de un notable incremento de la velocidad del viento, lluvias intensas y marejadas. A su vez, el centro u ojo de la tormenta se caracteriza por cielos despejados o con poca nubosidad y una relativa calma. Un observador ubicado en la trayectoria de cualquier huracán vería primero el cielo despejado, posteriormente observaría chubascos con rachas de vientos algo fuertes y finalmente lluvias intensas y vientos huracanados. En la medida que el centro se aproxima, el descenso de la presión se agudiza y el incremento del viento se hace más rápido. También es conocido que los vientos más fuertes y las lluvias más intensas ocurren en el semicírculo derecho con respecto a la dirección del movimiento. La estructura de los ciclones tropicales incluye los campos de viento, temperatura y humedad, la distribución en forma de bandas de la nubosidad y la precipitación.

Principales características estructurales. La región interior o núcleo.

La región o núcleo es de un diámetro del orden de los 100 kilómetros. Los vientos que giran de forma ciclónica aumentan rápidamente su intensidad hasta alcanzar el máximo de velocidad que ocurre a unos kilómetros de vórtice u ojo en la llamada pared del vórtice. La región más interior, denominada como el “núcleo” de la tormenta, contiene las bandas espirales de precipitación, la pared del “ojo” y al propio “ojo” que caracteriza a los ciclones tropicales en las imágenes de los satélites y de los radares. Los vientos de la región interior pueden ser muy intensos y en casos extremos llegan a sobrepasar los 290 Km/h. El gradiente de presión es muy intenso comúnmente llamado supergradiente de presión.

La estructura clásica del núcleo de un ciclón tropical puede ser bien ilustrada utilizando una tormenta intensa. En una composición de las observaciones de radar observadas en un huracán intenso realizada por un avión de reconocimiento, se observa que el ojo está en el centro de la imagen, rodeado por la denominada pared del ojo, la que posee un máximo de reflectividad de 40‑47 dBz (intensidad medida por radar).

El ojo del huracán.

Es la región más interior del núcleo desprovista de nubosidad y por tanto de precipitación. la cual esta rodeada de la pared del ojo, que es la banda espiral anular más interna de lluvias intensas. El ojo tiene un tamaño que oscila entre los 15 y 30 km de diámetro, como diámetro medio es de 20 a 25 km.

La region del ojo: Es la region central del ciclon con vientos debiles y poca o ninguna lluvia. El diametro del ojo es variable y esta relacionado con el grado de madurez del organismo. El mismo oscila entre 14 y 130 Km, pero como promedio general esta entre 40 y 80 Km. Las variaciones de tamaño y forma del ojo han sido posibles de observar a partir de los satelites meteorologicos. El ojo comienza a aparecer desde la etapa de tormenta, aunque aun no sea visible en las imagenes del satelite. A medida que el ojo gana en madurez comienza a despejarse el cielo en esa region pudiendo tener forma irregular, elipsoide o circular. Se ha comprobado la existencia de un doble ojo, observado por los radares meteorologicos, de forma concentrica y muy cercano a la pared del ojo principal, el cual es solo posible en los super huracanes como el caso del Allen y el Gilbert en nuestra area de observacion.

 El campo de viento en la zona del ojo raramente sobrepasa los 18 Km/h y en la pared de esta region se encuentran los vientos maximos. En el ojo se encuentra la presion mas baja del organismo, la cual como promedio es de 940 a 960 hPa. La nubosidad en esta zona es poca, pueden aparecer Cu, As, Sc y Ci que no cubren todo el cielo. La humedad es muy variada en el ojo.

La región exterior al núcleo.

Rodeando al núcleo los gradientes de presión son más suaves y los vientos alcanzan una intensidad de tormenta tropical (entre los 64 y 118 km/h). En la región exterior hay bandas espirales de lluvias fuertes e intensas y la velocidad de los vientos se incrementa hacia el interior.

En cuanto a la estructura si analizamos en campo de viento encontramos que estos se intensifican de la periferia hacia el centro, alcanzando sus valores maximos en la zona de la pared nubosa del ojo y disminuyendo hasta hacerse cero en la zona del ojo o vórtice. Esta estructura esta compuesta de tres regiones fundamentales:

El movimiento de los ciclones tropicales. La recurva de los huracanes.

La trayectoria de un huracán es controlada por la interacción de las fuerzas dinámicas que imponen la distribución de vientos desde la superficie hasta alturas de 10 a 12 kilómetros sobre un área de varios cientos de kilómetros alrededor de la tormenta. Un alto porcentaje de los ciclones tropicales se mueven inicialmente hacia el oeste y después con alguna tendencia a inclinarse hacia el norte debido al gradiente latitudinal de la fuerza de coriolis, sin embargo después al alcanzar latitudes mayores pasan a ser influenciados por los vientos del oeste e inclinan su trayectoria recurvando hacia el nortenordeste o nordeste, en respuesta al cambio direccional del flujo. Por definición la recurva es un cambio en la componente longitudinal del movimiento.

Cuando un ciclón tropical penetra en el área fronteriza entre los dos sistemas de vientos principales donde no se hallan presentes corrientes directrices organizadas, el centro comienza a desplazarse muy lentamente y erráticamente, experimentando disminuciones de la velocidad de traslación, manifestando movimientos muy lentos o prácticamente estacionario y quedando “a la deriva” en un área relativamente pequeña por considerable tiempo. En algunos casos los ciclones suelen describir lazos y trayectorias erráticas.

Efecto destructivos de los vientos huracanados.

Unos de los mayores elementos destructivos de los huracanes los vientos que suelen estar acompañados. La intensidad de los vientos aumenta de la periferia hacia el centro en que alcanzan una velocidad máxima en torno al vórtice del huracán. Los vientos huracanados son capaces de derribar estructuras endebles como viviendas, techos de casas e inmuebles, postes del tendido eléctrico y telefónico, árboles y demás estructuras que son frágiles a los intensos vientos. Juegan un importante papel sobre las estructuras el efecto dinámico de las fuertes rachas de vientos que soplan dentro del cuerpo del huracán en especial dentro del núcleo y en las cercanías del centro o vórtice. Estudios recientes indican que las rachas de viento son capaces de causar más daño que los propios vientos sostenidos dentro del núcleo del huracán. La fuerza de empuje o presión de los vientos huracanados sobre una estructura se incrementa con el cuadrado de la velocidad, por lo que un huracán categoría 5 es 25 veces más destructivo que un huracán categoría 1.

Las lluvias intensas en los ciclones tropicales.

Los ciclones tropicales están acompañados de lluvias intensas asociadas a su núcleo o región interior y a las bandas espirales de lluvias que lo acompañan. La región de lluvias más intensas esta asociada al núcleo que es un anillo de fuertes movimientos ascendentes e intensas precipitaciones acerca de 15 a 50 km del centro del ciclón tropical. También se producen intensas lluvias en las llamadas bandas espirales de lluvia que emergen del centro del huracán. Las fuertes bandas espirales de lluvia se ubican principalmente en el semicírculo derecho de un ciclón tropical en el hemisferio norte y en el izquierdo en el hemisferio sur.

Las zonas costeras, las montañas y las islas son capaces de producir impactos dinámicos en la estructura de los ciclones tropicales debido a efectos de fricción en las capas bajas, movimientos forzados hacia arriba y diferencias en el calor y la humedad de los flujos. Las montañas pueden contribuir a originar montos de precipitación notables en los ciclones que impactan en tierra. Como ejemplo se puede citar al huracán “Agnes” después de arribar a tierra en el este de los Estados Unidos el 21 de junio de 1972, produjo sobre el este de Virginia a Pensylvania una lluvia excepcional de orden de 150 a 300 mm en una banda de lluvia que interactuó con los Montes Apalaches.

Rasgos especiales de la topografía como montañas pronunciadas en forma de V, anchos valles de ríos, pueden causar movimientos ascendentes y estimular las precipitaciones. Las inundaciones frecuentemente pueden ocurrir por la concentración de lluvias en los valles y zonas llanas de mal drenaje.

En Cuba una de las peores catástrofes que se recuerde es la gran inundación originada en la cuenca del Río Cauto por el lento paso del ciclón Flora sobre las provincias más orientales durante los días del 4 al 8 de octubre del año 1963. También hay que mencionar las inundaciones producidas en el aeropuerto José Martí, Municipio Boyeros, provincia Ciudad de la Habana al paso de la tormenta tropical Frederick del día 11 de septiembre el año 1979, sistema que fue capaz de producir lluvias superiores a los 700 milímetros.

La surgencia de los huracanes u ola del huracán.

Las fuerzas combinadas de los vientos huracanados y la influencia de la baja presión que acompaña a un ciclón tropical o huracán, es capaz de producir la elevación e invasión de las aguas del mar en los sectores costeros que poseen un suave declive hacia el mar, como son la costa sur de La Habana, el sur de Camagüey y otros sectores costeros bajos de nuestra plataforma insular.

Como es sabido los huracanes traen en su región central asociado una zona de bajas presiones y un campo de fuertes vientos de creciente intensidad hacia la región más interior, estos factores son capaces de combinarse de forma tal que producen una sobreelevación de las aguas del mar capaz de penetrar tierra adentro y producir grandes estragos.

Esta sobreelevación de las aguas del mar por encima del nivel medio del mar que afecta a una extensión costera, la cual es producida de forma temporal, por el arribo a tierra de un huracán se llama surgencia u ola del huracán. Este fenómeno afecta generalmente en una faja de 100 y 120 km a la derecha de la trayectoria del centro.

A nivel mundial la “surgencia” asociada a los huracanes es uno de los fenómenos que más estragos y perdidas de vidas humanas causa en sectores densamente poblados. Una de las peores catástrofes ocurrió en Bangla Desh en la noche del 11 de noviembre de 1970 debido aun intenso ciclón tropical formado en el golfo de Bengala que produjo una notable surgencia y causo la cual produjo xxx 000 de muertos, así como una elevación del mar de hasta 12 metros. También es importante destacar la surgencia producida por el llamado huracán de Galveston en septiembre del año 1006 el cual destruyo prácticamente la isla de Galveston, costa de Texas con un saldo de unos 8000 muertos.

En Cuba la peor catástrofe o desastre natural se produjo en Santa Sruz del Sur, provincia de Camaguey en la mañana del día 9 de noviembre del año 1932, cuando un intenso huracán procedente del mar Caribe cruza la provincia de Camagüey, genera fuertes marejadas y alturas del nivel del mar calculadas de hasta 6 metros y como consecuencia produce la destrucción casi total del pueblo de Santa Cruz del Sur, arrojando una cifra fatal de 3500 muertos.

De triste recordación fueron en el siglo pasado los intensos huracanes del 20 de octubre del año 1926 y el 18 de octubre de 1944, los que produjeron surgencia en la costa sur de la Habana con alturas del mar entre los 3 y 4 metros para el caso del huracán del año 1926 y de 6.5 metros en el huracán del año 1944. Resulta asombroso la distancia avanza por el mar tierra adentro en el suroeste de la Habana por las inmediaciones de Playa Guanímar el 18 de octubre de 1944 como consecuencia del intenso huracán que azoto ese año, lo cual provoco que fueron lanzadas tierra adentro varias embarcaciones pequeñas en la costa sur de la provincia de la Habana y se produjo la destrucción casi total de Playa Cajío y Guanímar.

Olas y marejadas producidas por los huracanes.

No solamente la surgencia reviste importancia al paso de los huracanes, los fuertes vientos huracanados que los acompañan, son capaces de generar extensos campo de olas que se propagan a grandes distancias en todas las direcciones, sobre todo hacia la dirección del movimiento o trayectoria. Aun cuando un huracán cruza relativamente lejos de una localidad o se mueve lentamente alejándose de una zona costera, puede producirse la propagación de los trenes de olas hacia esa localidad y este fenómeno es el llamado mar de leva o mar de fondo.

En Cuba hay que resaltar la mar de leva producida por los huracanes Eloise y Juan los cuales se localizaban en la porción norte del Golfo de México bastante distante de la costa norte occidental de Cuba. En el caso del intenso huracán Eloise de Septiembre de 1975 el cual estaba situado al sur del delta del Río Mississippi, la mar de leva produjo fuertes trenes de olas en la costa norte del litoral de Ciudad de la Habana durante dos días, ocasionando una fuerte inundación litoral que produjo daños de consideración en las zonas bajas de la barriada del Vedado y otros puntos del litoral. En el año 1985 en octubre el huracán Juan situado en el noroeste del Golfo de México produjo levas que se propagaron hacia la costa norte occidental y una vez más una fuerte inundación provoco perdidas de consideración en zonas del litoral norte de ciudad de la Habana.

Medidas a tomar en caso de afectación de Tormentas Tropicales y Huracanes.

1- Las personas que residen en casas de endeble construcción como madera, casas viejas o en mal estado, casas próximas a costas y ríos, deben buscar de antemano refugios en casas o edificios de construcción más resistente y que ofrezcan mayor seguridad.

2- Velar por que los tragantes, alcantarillas y desagues de las azoteas, balcones, terrazas y patios estén en perfecto estado y destupidos.

3- Retirar todos los objetos que se encuentran en los balcones terrazas, azoteas, como tinajas, búcaros, cajas, latas, etc.

4- Es bueno tener en la casa un martillo, serrucho, algunos clavos, y tablas ajustadas para reforzar cualquier ventana o puerta durante el paso del huracán.

5- Asegurar las tapas de los tanques de agua, así como las antenas de radio y televisión.

6- Velar por todos los objetos que pueden ser volados por los fuertes vientos tales como latones de basura, herramientas de jardín, juguetes, señales, muebles de portal y antenas de televisión.

7- Podar las ramas de los árboles en casos extremos.

8- Retirar letreros y anuncios lumínicos de la vía pública.

9- Proveerse de velas, faroles, linternas, alimentos necesarios, así como de recipientes con agua potable.

10- Durante el paso del huracán no salir a la calle ni alejarse del área de seguridad a no ser en un caso de extrema seguridad.

11- Asegurar puertas y ventanas dejando siempre una salida de escape.

12- No deberá circular por la calle ningún vehículo que no se encuentre prestando servicio de auxilio u otro servicio público imprescindible.

13- Todos los establecimientos comerciales que tengan en su fachada vidrieras se deben proteger por la parte exterior con tableros de madera y cintas de papel engomado.

14- Grandes puertas y ventanas tales como puertas de garajes deberán ser fuertemente aseguradas contra vientos hacia dentro y hacia fuera.

15- Las casas de techo de zinc se protegerán con tablas o vigas de madera y alambre para evitar que estos puedan ser desprendidos y ocasionar perdidas de vidas.

16- Este alerta por aguas altas en áreas donde hay ríos y riachuelos que puedan causar inundaciones después de fuertes lluvias.

17- En las granjas y cooperativas se deberán tomar las medidas pertinentes como retirar los animales a lugares altos o más seguros.

18- Aléjese de playas u otras ubicaciones las cuales puedan ser inundadas por mareas altas o de tormentas. Abandone las zonas bajas con tiempo, no corra riesgo de ser aislado en un lugar apartado.

19- Si el vórtice o centro del huracán pasa por donde usted reside habrá un período de calma en los vientos, manténgase en un lugar seguro para hacer reparaciones, pero recuerde que el viento regresara repentinamente en dirección contraria algunas veces con mayor violencia.

20- Mantenga un radio sintonizado con las estaciones que brindan los boletines especiales o avisos de ciclón tropical que emita el Centro Nacional de Pronósticos del Instituto de Meteorología.

Fases que dispone el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil (EMN-CD) en caso de afectación de organismos ciclónicos tropicales (Depresión Tropical, Tormenta Tropical y Huracán).

Con el fin de proteger a la población en caso de amenaza o afectación directa de organismos ciclónicos tropicales, el Estado Mayor de la Defensa Civil ENM-DC dispone varias fases según la situación y la evolución meteorológica lo requiera.

Fase Informativa. Se establece por el ENM-DC cuando el Instituto de Meterorología informa que el surgimiento o existencia de un ciclón tropical y de su posible afectación a cualquier punto del país en un período próximo a 72 horas.

Fase de Alerta Ciclónica. Se establece por el EMN-DC cuando el Instituto de Meteorología informa que hay un Ciclón Tropical que puede comenzar a afectar a alguna parte del territorio en las próximas 48 horas.

Fase de Alarma Ciclónica Se establece por el EMN-DC cuando el Instituto de Meteorología informa que es inminente la afectación al país de un Ciclón Tropical en las próximas 24 horas.

Fase Recuperativa. Se establece una vez que el fenómeno meteorológico peligroso haya dejado de afectar un territorio dado y si es necesaria la realización de trabajos de liquidación de las consecuencias.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.